sábado, 27 de febrero de 2016

SENTIRSE BIEN




 Sentirse bien consigo misma implica sentirse a gusto cuando se está desnuda. Cuando una mujer está a gusto desnuda, se nota. La forma de moverse, de tocarse, de sonreír… todo es diferente si confía en sí misma y en su cuerpo. La confianza en una misma, no debe centrarse en el tamaño del trasero, en la celulitis o en la tripa.

Aceptar y amar nuestros cuerpos desnudos nos proporcionará grandes beneficios como por ejemplo la confianza, mejoras en la vida sexual y relaciones más “verdaderas”. La desnudez en el sexo es muy importante. En esos momentos de pasión, debes compartir tu cuerpo con otra persona que siente algo por ti. A veces, nos cerramos en banda y pensamos que nuestro cuerpo denudo no está bien.

En ese momento es en el que sin pensarlo se comienzan las dietas demasiado estrictas y sin control. No te equivoques, no puedes llegar al denominado auto-odio. Las mujeres tienden a pensar que estar lo más delgada posible es lo más sexy y, esto, no es así. Pregúntate como te sientes cuando te desnudas. Da igual que sea sola o en compañía. Relájate y mira todas esas partes que sabes que no están nada mal de tu cuerpo.

No se trata de estar lo más delgada que se pueda, sino de estar sana y en forma. Disfruta de tus formas naturales, delgadas o más rellenitas, y muéstrate con naturalidad en la cama. Pocas cosas son comparables a la impresionante imagen de ver a tu amante desnuda levantarse de la cama y moviéndose insinuantemente mientras se dirige a otra parte de la casa ¿no crees?

No hay comentarios: