domingo, 28 de febrero de 2016

LA ESPERANZA



La esperanza nos anima a creer en un mejor mañana, la esperanza revitaliza nuestras fuerzas y nos mantiene con vida.

Y es que vivir es andar de una esperanza a otra sin dejarse abatir por los golpes y las caídas.

La esperanza es nuestra mejor medicina cuando el alma está enferma, azotada por el desaliento y el pesimismo.

Con el poder de la fe y la energía del amor, la esperanza nos permite ser pacientes hasta que el ciclón de lugar a la calma.

Así podemos practicar lo que decía el pensador francés Montaigne: "El hombre debe aprender a soportar pacientemente lo que no puede evitar debidamente".

Somos capaces de soportar pruebas más fuertes de lo que pensamos, con una resistencia que nos sorprende.

Con una esperanza viva comprobamos que aún la noche más oscura tiene su claro amanecer y que quedan muchas alegrías por disfrutar.

¡Animo! ¡Sin fantasear espera lo mejor y lucha por lo mejor!

No hay comentarios: