martes, 1 de marzo de 2016

MALAS COSTUMBRES SEXUALES



Todos tenemos malas costumbres sexuales. A veces, damos demasiado y otras veces nos convertimos en unos grandísimos egoístas. El estrés puede ser un agravante de estas malas costumbres, ya que, a veces no hay ni tiempo de echar un buen polvo y nos limitamos a “desfogar” y listo. Los problemas principales que podemos sufrir son la pereza y el egoísmo.

Los síntomas son muy comunes en las relaciones a largo plazo. Tú conoces perfectamente como tu pareja se corre rápidamente así que no te molestarás mucho en conseguirlo. ¿Por qué caer en los juegos previos cuando viendo una película porno os ponéis igual de cachondos y no tienes que esforzarte nada?¡Qué fácil! Pero, recuerda que un amante perezoso o egoísta puede fomentar la podredumbre de una relación.

No te sorprendas si tu pareja empieza a actuar contigo dentro de poco tiempo así. Piense en las razones por las que te conviertes en egoísta. Al abordar la causa subyacente es más probable encontrar una solución. Aburrimiento, cansancio, desmotivación… Si te está ocurriendo esto, busca soluciones: háblale sucio a tu pareja, añade lubricante a todo lo que se mueva, fantasías. Se necesitan dos personas para practicar un buen sexo.

Debes ser agradable en la cama pero no hasta el punto de que parezcas un bebé buscando mimos. La inseguridad no es nada sexy, así que debes ser convincente en cada uno de tus movimiento. Aunque tengas ya una gran técnica, debes probar cosas nuevas para encontrar nuevas emociones. Intenta despejar tu mente y olvídate de todo. Céntrate en tu pareja y en lo que después ella te podrá hacer a ti.

No hay comentarios: