sábado, 2 de enero de 2016

PROVERBIOS CHINOS


 
Se ven las caras pero no se conocen los corazones.

Lo que es amargo al paladar es bueno para el estómago.

Las verdades amargan.

El tiempo es oro.

Un error momentáneo llega a ser un remordimiento enterno.

Abril y mayo, las llaves de todo el año.

La palabra y la piedra suelta no tienen vuelta.

Las apariencias engañan.

Pequeño pero completo

Mientras hay vida, hay esperanza.

La experiencia es la madre de la ciencia.

En tierra de ciegos, el tuerto es rey.

Modesto obsequio que encierra gran afecto.

Puede suceder algo improvisto de un momento a otro.

Aquí no termina el mundo.

Lo que se pierde en un lugar se compensa con lo que se obtiene en otro.

Fracasar en una ocasión y triunfar en la otra.

De lo mucho a lo poco no hay más que un paso.

Genio y figura hasta la sepultura

Todos los principios son difíciles.

No hagas a los otros lo que no deseas para ti.

Más vale una imagen que mil palabras.

Querer es poder.

Más vale prevenir que curar.

Quien por malos caminos anda, malos abrojos halla.

La inexperiencia hace valientes a los jóvenes.

Nada hay tan atrevido como la ignorancia.

A tal saludo, tal respuesta.

Dime con quién andas y te diré quién eres.

Allégate a los buenos, y serás uno de ellos; no te acompañes con malos porque acrecentarás el número.

Lo poco vale mucho.

Elegante en apariencia e ignorante por dentro.

Cada uno es hijo de sus obras.

Quien siembra vientos recoge tempestades.

El apoyo de todos hace próspera la causa.

En abril, cada gota vale por mil.

El tiempo vuela.

La íntima amistad borra la lejanía.

El bien sueña y el mal vuela.

No hay hombre sin hombre

Alimentarse con la ilusión.

Vivir de ilusiones.

Los repliegues del alma son insondables

Los mismos perros con diferentes collares.

En las adversidades se muestra la firmeza del carácter.

Ocuparse de los asuntos menudos dejando de lado los importantes.

Ser cuidadoso en las pequeñeces pero negligente en las cosas importantes.

El que hace el daño es quien debe repararlo.

La felicidad y la desgracia vienen de la mano.

No hay mal que por bien no venga.

Es preferible escuchar opiniones de diferentes partes que de una sola.

El tiempo revela el corazón de una persona.

Más vale morir honrado que vivir deshonrado.

El pez busca la profundidad, y el hombre, la felicidad.

Los señores se pelean y el siervo paga los platos rotos.

Tener en consideración la meta general y comenzar por las tareas cotidianas.

Lo que está hecho no puede ser deshecho.

Hacer un regalo de otro regalo recibido.

Cada loco con su tema.

Al mejor galgo se le escapa una liebre.

Mientras hay vida, hay esperanza.

De quien me fío, Dios me guarde. De quien no me fío, me guardaré yo.

Al buen entendedor, pocas palabras bastan.

El mejor escribano echa un borrón.

Al mejor cazador se le va la liebre.

Por donde fueres, haz lo que vieres.

Nadie es buen juez en su propia causa.

Después de las adversidades viene la suerte.

No hay mal que por bien no venga.

No hay mal que cien años dure.

Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa.

Cuanto más gordo sea tu enemigo, mejor para vencerle. Es más fácil clavar un cuchillo en el buey que una uña en la pulga.

Hay que subir la montaña como viejo, para llegar como joven.

El libro de la estrategia dice: No provoques la lucha, acéptala; es mejor retroceder un metro que avanzar un centímetro.

El hombre vive perdido entre el cielo y la tierra, como las pulgas y los piojos en una habitación

Quien puede vencer a los otros es fuerte, pero quien se vence a sí mismo es verdaderamente poderoso

Si se tiene poco puede obtenerse mucho; si se tiene mucho, puede perderse todo

Ayer, hoy y mañana son los tres días del hombre

El Gran Arquitecto del Universo hizo al hombre con dos orejas y una boca; para que escuche el doble de lo que habla

Si tus palabras no aportan nada interesante, utiliza el maravilloso lenguaje del silencio

Si no deseas que nadie se entere; no lo hagas

Si deseas ser feliz un día, emborráchate; sí deseas serlo tres, cásate; pero si deseas serlo toda una vida, planta un jardín

Si te sientas en el camino, colócate de frente a lo que aún has de andar y de espaldas a lo ya andado

Ser rico y privarse, no es ser rico, sino guardián de equipajes

La verdadera sabiduría consiste en saber que se sabe  lo que se sabe y saber que no se sabe lo que no se sabe

No siempre el mejor camino es el más corto

Jamás se desvía uno tan lejos como cuando cree conocer el camino

Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución

El que teme sufrir, sufre de temor

Si un hombre tiene hambre no le des un pez, enséñale a pescar

El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, más luego se clarifica

Hay tres cosas que nunca vuelven atrás. La palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida

No comas todo lo que puedes, no gastes todo lo que tienes, no creas todo lo que oigas, no digas todo lo que sabes

El sabio no dice lo que sabe y el necio no sabe lo que dice

Si el alumno no supera al maestro, ni es bueno el alumno, ni es bueno el maestro

Excava el pozo antes de que tengas sed

Si tu problema tiene solución, ¿para qué te preocupas? Si tu problema no tiene solución, ¿para qué te preocupas?

No rompas el silencio si no es para mejorarlo.

La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?

El sabio convive con la gente sin criticar; el necio critica sin convivir.

Cuando el dinero habla, la verdad calla.

Se te caes siete veces, levántate ocho.

Aquel a quien amamos no tiene defectos; si le odiáramos, carecería de virtudes.

La violencia es el refugio de las mentes pequeñas.

Después de vivir largo tiempo juntos, los animales acaban por amarse y los hombres por odiarse.

Si vas a comprar no empieces por enseñar el dinero.

Ser amable es ser invencible.

Nada falta en los funerales de los ricos, salvo alguien que sienta su muerte.

Nunca se pierden los años que se quita una mujer, van a parar a cualquiera de sus amigas.

Un hombre tiene la edad de la mujer a la que ama.

Todos los hombres son sabios; unos antes, los otros después.

El hombre tiene dos ojos para ver, la mujer para ser vista.

El espíritu camina más que el corazón pero no va tan lejos

Conocer a los otros no es más que ciencia; conocerse a sí mismo es inteligencia.

No hay comentarios: