viernes, 26 de febrero de 2016

SALUD SEXUAL EN LA PAREJA


 A veces y, es según que épocas, muchos no tenemos tantas ganas de practicar tanto sexo como antes. El paso del tiempo tiene mucho que ver en los asuntos de cama. El problema de la inapetencia sexual puede llegar a erosionar la autoestima y aumentar la tensión en las relaciones íntimas. Este problema debe intentar solucionarse sin prisa pero sin pausa.

Se debe evaluar la salud física, emocional, intelectual y espiritual de la persona que lo está sufriendo. Estos son los cuatro pilares de una vida sexual saludable. La persona que vuelve a busca ese deseo dormido, debe recapitular que acciones le han sucedido últimamente para saber de dónde viene el problema: embarazo, la menopausia, un divorcio, etc. Todas estas situaciones pueden afectar la salud sexual de cualquier persona.

Se puede buscar apoyo en algunos remedios naturales que reaviven el cuerpo y la mente para despertar del letargo sexual. La recuperación del deseo también necesita una buena dosis de confianza y motivación como antídoto a todas las ideas negativas que aparecerán en este periodo. No te equivoques: una disminución en el deseo sexual no significa tiene nada que ver con la edad. Aunque las hormonas influyen en el deseo sexual y la respuesta, no determinan el destino sexual.

Igualmente, este bajón tampoco tiene que implicar un problema en la relación. Es muy probable que la persona, simplemente haya perdido el contacto con su propia sexualidad. Si sufres este problema, no te preocupes, poco a poco y con la ayuda de tu pareja, seguro que encuentras ese deseo perdido.

No hay comentarios: