lunes, 29 de febrero de 2016

LA MENOPAUSIA Y LA TESTOSTERONA


Un gran bajón de la libido, es una de las quejas más comunes cuando las mujeres comienzan a envejecer. Las razones de este bajón pueden ser muy diferentes. La testosterona (una hormona sexual masculina que las mujeres también producen en pequeñas cantidades) es conocida por afectar el deseo sexual. ¿La administración de testosterona podría mejorar el deseo sexual cuando la mujer comienza con la menopausia? Podría hacerse pero, no suele ser aconsejable.

Para entender por qué, es muy útil saber más de cerca como es la menopausia, los factores que influyen en el deseo sexual y como es la testosterona en sí. Por si no lo sabías, existen dos tipos de menopausia, la quirúrgica y la natural. La quirúrgica se produce cuando se le eliminan a la mujer los ovarios. Los ovarios producen la mayor parte de las hormonas sexuales (estrógenos, progesterona y andrógenos, además de la testosterona) en el cuerpo de una mujer.

Sin ovarios, el nivel de estrógeno de una mujer se hunde, y su nivel de testosterona se reduce a la mitad. Esta menopausia causa síntomas repentinos en la mujer. Lo más normal es que el médico recete estrógeno a la paciente para reducir los niveles de las hormonas y aliviar los conocidos “calores”. Una combinación de estrógeno y testosterona se pueden prescribir si el primero solo no ayuda. Se cree que la testosterona también puede aumentar el deseo sexual.

En comparación con la menopausia quirúrgica, la menopausia natural es un proceso más gradual que suele causar síntomas menos severos. Si bien el nivel de estrógeno disminuye bruscamente, el nivel de testosterona no lo hace. Por el contrario, va cayendo lentamente durante toda la vida de una mujer.

No hay comentarios: