miércoles, 13 de enero de 2016

El amor no es para toda la vida


 El amor no es para toda la vida

Está comprobado científicamente que el enamoramiento sí que caduca al cabo, aproximadamente, de los cuatro años.

Es curioso comprobar que el punto máximo de divorcios coincide con los cuatro años de convivencia. Pero la ciencia también nos dice que cuando la pasión se acaba, debemos dejar paso al amor. Desde un punto de vista científico, la felitenamina (producto de la pasión) debe dejar paso a la endorfina (producto del amor).

Es decir, hay que aprender a conducir la pasión hacia el amor, que suele ser más tierno y sosegado, pero más duradero.

No hay comentarios: