viernes, 1 de enero de 2016

UN PREMIO INESPERADO


Sensibilidad masculina

Una mujer conoce a un tipo en un bar. Conversan, se entienden y terminan marchándose juntos. Se van al apartamento de él y mientras le enseña el lugar, ella nota que su dormitorio está lleno de ositos de peluche. Todos bien acomodaditos. Los más grandes en la repisa de arriba, los medianos en el centro y los pequeñitos abajo. La mujer está sorprendida que un hombre tenga esa colección de peluches, pero decide no comentarle nada y se alegra de que él no tenga miedo de expresar su lado sensible (ése que tanto les gusta a las mujeres).
Ella lo mira a los ojos, se besan y a los 3 minutos ya están en la cama. Después de una intensa noche de pasión, ella, feliz con su hombre sensible, acurrucada junto a él, le pregunta:
- ¿Y bien? ¿Qué tal estuvo?
El hombre se da la vuelta y con el cigarrillo en la boca le dice:
- Nada mal. Puedes retirar tu premio de la repisa del medio.

No hay comentarios: