martes, 22 de diciembre de 2015

CUANDO JUZGAMOS...




Lo que juzgamos que es obvio casi nunca lo es en verdad.

Lo que juzgamos que es verdad casi nunca lo es en absoluto.

Lo que juzgamos que es absoluto casi nunca lo es para siempre.

Lo que juzgamos que es para siempre casi nunca va más allá del mañana.

Lo que juzgamos que es hasta mañana casi nunca llegará allá, de hecho.

Cuando juzgamos, casi siempre lo hacemos con nuestros sentimientos y sin tener, muchas veces, el conocimiento de todo el contexto. Nos falta comprender lo que es la transitoriedad de la vida. Por eso, en la mayoría de las veces erramos.

Atento a ello, lo mejor es no juzgar nunca... a nada, ni a nadie.

Todo en la vida tiene una razón de ser y de existir, y muchas veces los motivos escapan a nuestra comprensión limitada de la vida.

Recordemos que, en la vida, somos aprendices.

No hay comentarios: