miércoles, 23 de diciembre de 2015

LAS 11 REGLAS PRINCIPALES

Regla Uno: La vida no es justa; acostúmbrate a ello.

Regla Dos: Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

Regla Tres: No ganarás $5.000 dólares mensuales justo después de haber salido de la preparatoria, y no serás un vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros.

Regla Cuatro: Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

Regla Cinco: Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: lo llamaban oportunidad.

Regla Seis: Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores, aprende de ellos.

Regla Siete: Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escucharte hablar acerca de la nueva onda en la que estás.

Regla Ocho: En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real NO. En algunas escuelas ya no se pierden los años y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

Regla Nueve: La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos, y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

Regla Diez: La televisión no es la vida diaria. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.

Regla Once: Sé amable con los empollones (los más aplicados de tu clase). Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos

No hay comentarios: