viernes, 1 de enero de 2016

TODO TIENE UNA RAZON


Algunas veces las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que esto pasa porque debe de ser así, para servir a un propósito, para enseñar una lección, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar.

Tú no sabes quienes son estas personas, pero cuando fijas tus ojos en ellas, sabes y comprendes que ellas afectarán tu vida de una manera profunda.

Algunas veces te pasan cosas que parecen dolorosas e injustas, pero en realidad entiendes que si no superas estas cosas, nunca hubieras realizado tu potencial, tu fuerza y el poder de tu corazón.

Todo pasa por una razón en la vida. Nada sucede por casualidad o por la suerte...

La gente que conoces afecta tu vida, las caídas y los triunfos que tú experimentas crean la persona que eres. Aún se puede aprender de las malas experiencias. Es más, quizás sean las más significativas en nuestras vidas.

Si alguien te hiere, te traiciona, dale las gracias porque te ha enseñado la importancia de perdonar.

Si alguien te ama, debes sentirte feliz, por toda la buena energía que esa persona puede darte, con solo amarte.

Haz que cada día cuente y aprecia cada situación, además de aprender todo lo que puedas en cada momento, porque quizás más adelante no tengas la oportunidad de aprender lo que tienes que aprender ahora.

Permítete enamorarte, liberarte y poner tu vista en un lugar bien alto. Mantén tu cabeza en alto porque tienes todo el derecho de hacerlo.

Repítete a ti mismo que eres un individuo magnífico y créelo, sino crees en ti mismo nadie más lo hará tampoco.

Crea tu propia vida, encuéntrala y luego vívela....

No hay comentarios: