martes, 23 de febrero de 2016

A MIS PADRES


No me des todo lo que pida; a veces yo sólo pido para ver cuánto puedo obtener.

No me des siempre órdenes; si me pidieras las cosas con cariño, yo lo haría más rápido y con más gusto.

Cumple las promesas buenas o malas; si me ofreces un premio, dámelo... pero también un castigo si me lo merezco.

No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o mi hermana; si tú me haces lucir peor que los demás, entonces seré yo quien sufra.

No me corrijas mis faltas delante de nadie; enséñame a mejorar cuando estemos solos.

No me grites; te respeto menos cuando lo haces, me enseñas a gritar también a mí y no quiero hacerlo.

Déjame valerme por sí mismo; si tú haces todo por mí yo nunca aprenderé.

No digas mentira delante de mí, ni me pidas que la diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro; me haces sentir mal y perder la fe en lo que dices.

Cuando yo hago algo malo, no me exijas que te diga el por qué, pues a veces ni yo mismo lo se.

Cuando estés equivocado en algo, admítelo para que crezca la opinión que yo tengo de ti, y así me enseñarás a admitir mis equivocaciones.

Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos; ya que, aunque seamos familia, podemos ser amigos también.

No me digas que haga una cosa que tú no haces; yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas, aunque no lo digas, pero nunca lo que tú digas y no hagas.

Enséñame a conocer y amar a Dios; pero de nada vale si yo veo que tú no lo conoces, ni lo amas.

Cuando te cuente un problema mío, no me digas: "No tengo tiempo para boberías" o "Eso no tiene importancia"; trata de comprender y ayudarme.

Quiéreme mucho y dímelo; a mi me gusta oírlo, aunque tú creas que no es necesario que me lo digas.

No hay comentarios: